Turismo : El valle del Draa : Marruecos : Información sobre hoteles, vuelos, turismo, qué ver, etc.

+
» Hispavista Turismo > Viajes del mundo > El valle del Draa

Suscríbete gratis al boletín de HispaVista viajes

Busca en Páginas amarillas
Guía de actividades
Actividad:

Empresa

Provincia

Código postal

Localidad

Viajes por el mundo

El valle del Draa

El valle del Draa

En la antigüedad el río Draa atravesaba el desierto como un Nilo occidental y recorría centenares de kilómetros hasta desembocar en las aguas del Atlántico. En sus orillas sesteaban los cocodrilos y bajo sus aguas resoplaban los hipopótamos.

Buscar más sobre El valle del Draa

Hoy en día es un larguísimo ouad de arena y piedras salvo en sus primeros y fantásticos doscientos kilómetros, en los que conforma uno de los paisajes más fascinantes de Marruecos.
La ruta comienza en Ouarzazate, desde donde podemos seguir la carretera asfaltada en dirección Agdz (o Agdés).El firme es bueno y puede recorrerse sin mayor peligro que el que puedan presentar los característicos camiones cargados de insólitas mercancías hasta tres veces su altura, o nuestro ensimismamiento al atravesar el puerto de Tizi N´Tinifift (1.660 metros), una sucesión de escarpados montes de roca negra y gris donde restalla con fiereza el sol del sur marroquí.
Desde lo alto del puerto resulta impresionante observar la árida llanura del Draa recorrida por una ancha franja verde que al principio nos parecerá apenas una sombra pero que, conforme vamos acercándonos a Agdz, se va convirtiendo en un espectacular palmeral salpicado de huertos, casas de adobe y acequias.
De Agdz a Zagora el valle del Draa se muestra en todo su esplendor. Salirse un poco de la carretera principal y curiosear por los pueblos de sus orillas nos permitirá contemplar perspectivas diferentes de este ríode aguas calmas flanqueado por un vergel de palmeras y árboles frutales. Aquí, los habitantes son el fruto de la mezcla de tribus beréberes y árabes con antiguas dinastías de esclavos negros traídos desde Sudán, por los que iremos descubriendo como su piel se va oscureciendo imperceptiblemente conforme seguimos descendiendo hacia el sur.
El valle del Draa está repleto de antiguas fortalezas de adobe (qsar, plural qsur) que aún se mantienen en pie con mucha dignidad. Cada pocos kilómetros descubriremos alguna a un lado u otro de la carretera, sorprendiéndonos con la delicada combinación de sombras que producen los dibujos de sus almenas. En el interior de estos sombríos y frescos qsur siguen viviendo familias enteras dedicadas a la explotación de los dátiles y a las huertas que riega el Draa.
A 6 kilómetros de Agdz se levanta el qsar de Tamnougalt, en medio de un palmeral exuberante y al que merece la pena desviarse. Unos kilómetros después nos encontraremos con la kasba de Timiderte, una de las más espectaculares de la región.
A lo largo del valle del Draa existen campings bien equipados e interesantes hoteles que sorprenden al viajero más avezado por su comodidad y la belleza del emplazamiento. No es raro encontrar alguno de estos estableciemientos situado junto a un feraz regadío desde el que poder disfrutar del aroma de las flores de naranjo y del canto de tórtolas y bulbules.
Siempre hacia el sur llegaremos a Zagora, considerada la puerta del desierto. No hay mucho que ver aquí salvo el famoso cartel en el que se lee “Tomboctou 52 días”, frente al que se suele encontrar cierto número de turistas turnándose para fotografiarse junto a él (sin que salga el horrible edificio gubernamental cercano).
En nuestro empeño por seguir el curso, ahora ya exangüe, del Draa, saldremos de Zagora hacia Mhamid. La carretera sigue asfaltada, pero ya no hay palmeras ni kasbas, sólo una enorme planicie en la que se pierde la línea negra de la carretera: nos encontramos en los dominios del Sáhara.
Al llegar a Mhamid la carretera desaparece. Ahora, si queremos adentrarnos en el desierto, deberemos ponernos en contacto con alguna de las modestas agencias de guías locales que encontraremos con facilidad. Por un módico precio es posible contratar los servicios de un guía que nos conducirá unos 40 kilómetros en el desierto hasta las impresionantes dunas de Chgaga, cerca de la frontera argelina. Allí, tras cenar un tayín cocinado a la brasa, dejaremos pasar la noche al raso contando las estrellas del famoso firmamento sahariano.


 

Otros viajes

Corea del Norte

Corea del Norte

Pensar en Corea del Norte a tenor de las informaciones mediáticas dispara diferentes escenarios imaginarios. Y ninguno probablemente haga referencia al turismo. Sin embargo, pese...

Japón

Japón

Contemplar el detalle y la belleza de la simplicidad constituye un parte vital de la filosofía Zen, que conforma los misterios de la cultura japonesa. La arquitectura en las islas...

Curitiba

Curitiba

También conocida como la "Capital Ecológica" de Brasil, Curitiba, capital del Estado de Paraná, cuenta con una extensa...

El tiempo

El tiempo

Información del tiempo, pronostico, temperatura... de ciudades españolas y extranjeras.

Callejero

Callejero

Los mapas del Callejero HispaVista son la mejor solución para hallar todas las calles, polígonos, hostales, etc.

Busca fácilmente y con rapidez en el mapa de todas las provincias y ciudades de España. Puedes buscar en un mapa de provincia, un mapa de localidad, etc. Este callejero te permite, por ejemplo, encontrar hostales en Madrid o una calle determinada mediante un mapa completo de cada población.

Consulta también Páginas Amarillas para ayudarte en tus búsquedas.

Política de cookies |